Los dos lados de la medalla de Régimen de Castro

Dicho esto, es imperativo recordar que el régimen de Castro siempre ha estado en una posición de autodefensa debido a la constante amenaza de su reversión resultante de un derrame cerebral fomentado por la CIA. Además, la invasión perdida de la Bahía de Pigos en abril de 1961 ilustra la voluntad del imperialismo estadounidense para liquidar a Fidel Castro y su régimen por la fuerza militar, con la complicidad de los elementos más retrógrados de la sociedad cubana. Hubiera sido el mismo destino del mismo destino para el presidente de la reforma de Guatemala, Jacob Arbenz, en 1954 y, que también fue el del presidente chileno Salvador Allende en 1973. En esas circunstancias, no hay ninguna razón para sorprenderse de que Fidel Castro estaba habitada por un fuerte sentido de inseguridad lo llevó a la desviación a cualquiera que no duvo ciegamente a los diktats de su gobierno. Estas son circunstancias atenuantes que no hacen la brutalidad de su régimen, pero probablemente explique su comportamiento abusivo a los disidentes entre sus conciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *