memoria (s), identidad (es), marginalidad (s) en el mundo contemporáneo Western

1depuis 1998, con el gran El éxito, tanto cinematográfico como de la discografía, del Club Social de Buena Vista (de aquí en adelante) de Wim Wenders y Ry Codner, la representación en la pantalla de la música popular de sonido y cubana ha tenido una nueva ola real.

2depute El final del «período especial» y con el crecimiento de turismo y cooproductas con Europa y los cineastas independientes de los Estados Unidos, las tropas de todo el mundo han redescubierto la isla y su música. Varios documentales han explorado la vida, el trabajo, la virtuosidad y la imagen de músicos cubanos y cantantes cubanos, pero también han proporcionado un medio eficaz de organización de habla y narrativa, que sirve al cine no documental. Los guionistas, e incluso más escenógrafos del cine europeo y estadounidense independiente, han encontrado un ambiente y lugares de torneado seductores en la historia y los lugares más típicos de la música cubana (Cabaret, Nightclub, Lupanar The Grand Hotel, The Resort, The Casino La gran sala de estar, la terraza y el aparcamiento de un antiguo edificio colonial, la Academia de Danza, la Sala de Conciertos, etc.).

3 Esta religión de la nostalgia dio un toque de encanto a la política y turística. Pasado de la isla, haciendo de la Cuba D’Hemingway y Batista una luz tropical y «Plateada», una mezcla de París París veintiuno Las Vegas, un área de privilegio de las élites, la corrupción y la decadencia sofisticada. Los rituales y excesos sexuales y alcohólicos de este «envejecido» bohemio (simbolizado por productos típicos como cigarros y ron), son una copia en blanco de nuestra visión de la cultura afrocubana. El mito de La Habana, como la imagen y la música de «sus» negros, se presenta en la pantalla en un equilibrio difícil entre la elegancia natural de una aristocracia salvaje, hecha sabio por sus recuerdos de esclavitud, y el kitsch de un carnaval de embriaguez. En una profesión por la virtuosidad de los músicos.

4Este supone, para los guionistas, la recuperación de un directorio en el que el negro y el Melo bailan y se tocan entre sí en cada paso: la familia, honor, La traición, la pérdida y la recuperación de la dignidad, el desafío, el amor y la muerte son los ingredientes cuya cocina básica internacional se ha utilizado para organizar y difundir imágenes de Cuba Vieja y su música. Los sonidos del sonido y el bolero fueron adoptados como capítulos de la banda sonora, pero también haciendo modelos genuinos de sensibilidad y organización de la historia. La canción del Boléro acompaña a la representación de la vida de los músicos, tanto apasionados como tranquilos, desacelerados y frenéticos. Entre la imagen y el sonido, cualquier contraste desaparece. En su lugar, hay algo más que es similar al espejo y, al mismo tiempo, en el Mirador: gracias a la presencia de la música, la visión de la aventura individual se multiplica y se convierte en un panorama, la fatalidad se convierte en historia y , sobre todo, una triste conciencia de la historia, sentido de la fatalidad.

5 Todo lo que sugiere la antítesis de la era contemporánea, es decir, al mismo tiempo, la retórica burocrática y la militarización de la revolución («¡Hasta el Victoria Siempre! ¡Y ¡GRATIS CUBA! «), Del ambiente demasiado dulce, siempre borracho y transpirante, en masivo turismo de masas. Los dos mundos comparten la condición desagradable de ser máscaras de la modernidad industrial cuya búsqueda de belleza y placer no conoce el sabor de la belleza y el placer de agradar.

6it es bueno. Es bueno que en muchas imágenes turísticas de La isla, la música popular de Cuba acompaña a las promesas de la seducción de la industria navideña y recreativa: naturaleza, danza, gigolos jóvenes (jineteros y jineteras), etc. A veces, el uso de estos mismos símbolos puede abrir las puertas a una crítica política de estas promesas, desde cualquier recuerdo de la revolución o algún fragmento de su discurso, pero en todas las producciones de este tipo, la música nunca supera el papel de la superficie. Las dos dimensiones del discurso turístico (el del turismo sexual y el del turismo de solidaridad) comparten, en realidad, el eco del mismo imaginario, tanto exótico, tropical y sensualista.

7 La reconstrucción cinematográfica, con testigos y / o organizó las atmósferas de la llamada «Cuba Felix» de los años treinta, cuarenta y cincuenta es otra cosa.

8El momento perdido de los grandes clubes nocturnos y la vida nocturna de La Habana, se ha convertido en el espejo privilegiado de una perspectiva ideológica mucho más compleja, en la que se mezcla la nostalgia y el cariño (ternura), a través de la cual el mito de CUBANIA (CUBANIDAD) se celebra y se realiza para desarrollar críticos antropológicos y estéticos, antes y más que la política, el turismo hoy y el estilo público del castrismo y la revolución. Este colorido y luminoso Reverie ha hecho el recuerdo de las noches de La Havana de Fulgentcio Batista, el símbolo de un tiempo de juventud perdido, se opuso a la imagen incolora, decrépita y scleric que proponemos de Fidel Castro (el Líder Máximo, que acaba de retirarlo) De su hermano Raúl (que acaba de tener poder heredado) y su dieta, pero aún más lejos del sentimentalismo erótico y pedopornográfico del turismo de hoy, puso abismo por Wolinski en su caballero Paul en Cuba. Este doble contraste abre la puerta al directorio nostálgico de la UBI Soft (Villon), haciendo de años cuarenta una verdadera edad de oro de amor y vida en rosa, la máscara de un mundo en el que todas las cosas seguían siendo.

9 las entrevistas con cubanos muy ancianos (incluso mayores que Fidel Castro y su hermano), el establecimiento de sus recuerdos y bandas con nuevas versiones de los grandes clásicos del sonido. Y el bolero identifica una retórica de la superficie sobre la que se puede reconocer un Repetición real de la revolución y sus prácticas, pero de su discurso sobre la historia de Cuba antes de la revolución y en la victoria de Castro y Castrismo. En la pantalla, este discurso ha sido traducido por películas como el segundo episodio de Lucía de Humberto Solás, o el primero de Soy Cuba de Mikhail Kalatozov. Los escenarios de estas películas resaltan la realidad de la injusticia, la desigualdad social y la explotación humana que se esconde detrás de la fachada dorada de la compañía de la compañía y los clubes nocturnos en los tiempos de Machado y Batista.

10El cine hoy, en Lo contrario, utiliza el mismo directorio de lugares para contar otra historia, bastante diferente. El mundo de los clubes nocturnos ya no se ve y vive como una fachada que esconde la miseria, sino como el destino final de una carrera artística capaz de permitir que los pobres se imaginen y conquistan, gracias a sus talentos, una vida diferente, siempre difícil y Complicado, pero lleno de luces, amor y dinero.

11 Esta estrategia, individualista y anti-ideológica, revisión de la historia y el pasado, continuó a través del mito de la música, su uso y su imagen en la pantalla, dibuja Sus orígenes al final de la Guerra Fría y la transformación de la revolución cubana en una de las últimas experiencias del verdadero socialismo en todo el mundo, el único continúa en el oeste. Deportes cubanos (boxeo, voleibol, béisbol, etc., celebrados en películas documentales como Necaut de Stefano Knuchel y Ivan Nurchis, producidos en México EN1983, o libros como el orgullo de La Habana: una historia de béisbol cubano, de Roberto González Echevarría, publicado En 1999, por la prensa de la Universidad de Oxford, participó, con su épica, sus sacrificios, sus resultados, sus héroes y sus títulos olímpicos, la retórica de la victoria, típica de cualquier revolución.

12 dependiendo del mismo periodo La música siempre ha permanecido fiel a su propia tradición, a una visión anti-épica, irónica, grotesca y desencantada de todos los poderes y todos los héroes, incluidos los de la revolución. Esta tradición Melo y Grotesque, que reconoce la dignidad humana solo en la capacidad de continuar viviendo en derrota y sufrimiento, no podía convertirse en un instrumento de propaganda política directo efectivo, pero podría usarse indirectamente, al igual que en los años sesenta y setenta, como en la década de 1960 y 1970, una cierta literatura cubana. (Especialmente la literatura de José Lezama Lima, Virgilio Piñera, Guillermo Cabrera Infante, Severo Sarduy y Reinaldo Arenas), que podrían describirse como una oposición estética y homosexual. En el dogmatismo burocrático, el machismo de la revolución y el socialismo. Fue una literatura de resistencia homosexual, sofisticada y muy elite, en la que se celebró el machismo de la música popular como el símbolo más «auténtico» de la cubanoía, una palabra en la que fue posible llamar, y traducir juntos, el espíritu de una La identidad nacional y el mito de la vitalidad de la isla y su gente.

13La diferencia, implícita, entre este «símbolo auténtico» y los «símbolos retóricos», impuestos por la propaganda nacionalista de la revolución, gira. En un vehículo privilegiado de crítica del poder, su militarismo y su lógica.Otro nivel de crítica nace del paralelismo entre la violencia criminal del mundo de los clubes nocturnos y la violencia burocrática y militar de la revolución y sus representantes en uniforme: en las páginas de esta literatura, las dos realidades, el mercado musical y Ejercito Rebelde ( El Ejército rebelde), comparte la misma lógica de la presentación y la esclavitud, la corrupción de la mafia y la mentira, el control del territorio y la vida. Las dos realidades marcan el límite de libertad, económica y política, del «sonido», es decir, el límite de la fidelidad del sonido a su mito, su tradición de Misocengena, su estilo y su Cubanía. Mientras que, Bolero, Salsa, Merengue, Cha Cha Cha CA y Bachata son híbridos internacionales del Caribe, el sonido es y permanece, una mansión afroamericana casi solo cubana, y típica de Cuba.

14La Pasaje de la imagen literaria de esta música a su imagen de cine, ficción o documental, renueva la fórmula de críticas indirectas hacia el mecanismo de cualquier poder que el sonido supone y los Soneros celebren y practiquen. Con la mediación del Nestor Almendros y Orlando Jiménez Leal, Conducta Impropia, sobre la política anti-homosexual del castrismo, el juego se está volviendo cada vez más consciente y estratégicamente preciso y efectivo. De antropología e historia de la música (contada por dos maestros de la prueba musical como Ortiz y Carpentier), el sonido viajó a la literatura y, por la literatura (Cabrera Infantil y Sarduury), llegó al cine, haciendo la pantalla gigante su nuevo hogar. y el mercado audiovisual un medio de difusión perfectamente en la escala de su globalización.

15 La música cubana llegó alrededor del mundo, pero su imagen se volvió cada vez más rica, celebrada y políticamente problemática, después del final de la Guerra Fría y, posteriormente, con el éxito internacional de BVSC, el Disco de la película, que documenta la colaboración entre el cineasta alemán Wim Wenders y el músico estadounidense Ry Cooder, Masters, respectivamente, desde el retrato musical (unos años más tarde, En 2003, Wenders convirtió el alma de un hombre, dedicado a la vida artística de los bluesmen Skip James, Willie Johnson y JB Lenoir) y el Rediscovery y la recuperación de la música «MO Nde «(con varios registros inspirados en las tradiciones musicales de América Latina).

16La película, conocidos, documentos, con un corte alterno que los hace paralelos, dos viajes: en el primer codificador de RY y su hijo Joaquim, vaya a Cuba, para encontrar lugares, canciones, testigos y protagonistas de la Edad de Oro de Sound y Bolero Orchery; En los segundos viejos músicos de la capacitación combinados por el cooder, viajan a los Estados Unidos para resonar las notas de su concierto de zombis del sonido en la noche de Carnegie Hall en Nueva York. El resultado es una mezcla extraña. La película de la carretera un poco picaresca del cooder, el padre y el hijo, se ve, de hecho, a una versión tropicalizada de los hermanos Blues, con una «micro-familia» que utiliza un medio de transporte antiguo (una motocicleta con sidecar para el hijo de codificador. , un coche de policía para los hermanos Jake y Elwood Blues) para reunir una pequeña orquesta de ex músicos; La crónica del concierto ofrece una versión de retiro turístico de King Kong, con la presentación, en el centro de la Gran Manzana, una exposición de fósiles en vivo en el mundo salvaje, que se encuentra en una isla tropical y se presentó a una audiencia. Cultivado, Lo que, en su historia, ya había conocido las glorias míticas de Calle 54 (cine, contada por un documental dirigido por Fernando Trueba en 2000).

17 Los protagonistas de BVSC participan en la aventura de esta historia con la memoria vivida de una historia que es individual y colectiva, hecha de talentos y hermosos recuerdos, que celebran el mito de un mundo guardado de cualquier mundo Forma de miseria por música, creatividad artística y el amor al arte. Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Doña Omara Portuondo, Rubén González, «Puntillita» y los otros protagonistas del Repechage organizados por el cooder y le dijeron a la cámara Wenders, prestan sus voces, sus caras arrugadas y sus instrumentos a la reconstrucción de un diálogo artístico con un diálogo artístico con el pasado de la isla; Alrededor de las antiguas canciones que repiten, los ancianos encuentran el espíritu de su juventud y la muy concreta la oportunidad de una segunda vida, implementada por una industria de nostalgia muy efectiva. A través de ellos, el mercado libre encuentra a Cuba y se encuentra en Cuba.

18 La sexualidad y el sensualismo típico del sonido, en el que el código homofóbico de machismo siempre triunfa en Grotesco, encuentra un mecanismo de filtrado muy efectivo. . En las caras arrugadas de los cantantes.Su exposición transforma el sexo y su código en modelos simbólicos de un tributo a la elegancia, un poco de kitsch, una era y su estilo. Antes de 1998, varias coproducciones cinematográficas ya habían trabajado sobre el mismo tema, es decir, la relación restaurada entre la música cubana y la industria discográfica europea (Lágueras Negras de Sonia Herman Dolz, 1996, en un recorrido por Vieja Trova Santiaguera en los Países Bajos) y Estados Unidos (con películas como Yo Soy. Del hijo con Salsa, de Rigoberto López, 1997, mucho más histórico y documental que BVSC, con Isaac Delgado que cuenta la gloria de sus antepasados artísticos, o como la calle 54 de Trueba, 2000) .

19 en una línea Muy cerca de codificadores y Wenders, también puede ser Scorsese y Coppola, quien, entre 1993 y 2004, redescubrirá y dar la posibilidad de una segunda vida en la película Soy Cuba, co- Producido por ICAIC y MOSFILM, se volvió enteramente en español en Cuba entre 1961 y 1964 por el cineasta soviético Mikhail Kalatozov (en el escenario D’Enrique Pineda Barnet y Ievgueni Ievtouchenko). Es una película de cuatro episodios sobre las contradicciones de la vida cotidiana en el momento de la batista (contradicciones que la revolución y su intento de resolverlos).

20El primer capítulo está dedicado a una reconstrucción de la vida nocturna de La Habana. La cámara Mikhail Kalatozov se encuentra en la cima del famoso hotel Tropicana, que vemos la terraza panorámica ocupada por turistas estadounidenses que son espectadores de un desfile de bikinis acompañado de un concierto de roca. La cámara baja (sin cortar) a la piscina y luego (con corte) al cabaret. Aquí los cambios de música y uno de los cantantes de los platos interpreta el Bolero «Loco Amor». La cámara nos muestra el cinismo y las relaciones perfectamente desiguales de tres hombres de negocios estadounidenses con los jóvenes entrenadores del país. Después, siempre con la música cubana en el fondo, vemos, al aire libre (con demasiada luz) la reunión entre un joven comerciante de frutas, un miembro de la lucha ilegal contra Batista, y su novia, María, un triste mulato que, sin saberlo. Eso funciona en Tropicana bajo el nombre de Betty. Cuando Maria entra en la caja para llegar a sus colegas, los cambios de música y el alcohol y el Boogie Woogie, la música frenética americana, causan en ella una pérdida de control total sobre sí mismo y un estado de posesión y emoción paroxística que juega con los rituales de la Santería y que marcan su metamorfosis en Betty. Al final de la noche de Bob, el menos insensible de los tres estadounidenses seducidos por el joven cubano, quiere visitar el Betty Bag y permanecer allí toda la noche para conocer la realidad de la vida cubana. Por la mañana, debe escapar, Appall, perseguido por los hijos del barrio pobre, que quiere su dinero, y por la voz a partir de Cuba, quien le dijo:

soy Cuba. ¿Por qué huyes? Viniste aquí para divertirte. ¡Diviértete! No renuncies a tus ojos. Miró. Soy Cuba. Para ti, soy bares, hoteles, casinos, pero las manos de estos niños, estos viejos son yo también.

21 del discurso se adapta perfectamente a La retórica social y solidaria de la revolución y el socialismo, pero como en toda la película, precisamente para esta razón maldita durante 30 años, las imágenes documentan una historia mucho más desgarrada, ciertamente hechas de materiales de necesidades, pero también hechos de deseos y sueños, que la influencia de los estadounidenses y soviets en la isla siempre se benefició.

  • 1 La traducción al francés («mejor que las maracas de la machin») pierde el juego de palabras en «SONADO (…)

o siguiente La etapa de nuestra ruta nos lleva muy lejos de Cuba, al otro lado del Atlántico, España. El FIC-DOC MACHÍN: Toda Una Vida (de Nuria Villazán, 2002) nos ofrece un retrato nostálgico del músico cubano Antonio Machín, español Naturalizados en el momento del Francoísmo. Machín, su música, su elegante mulata de mulatos y su Maraca (cuya expresión se convirtió en proverbial «Más SONADO que las Maracas del Machín1») fueron la clave de la importación-exportación de la música de Boléro y Cuba de la Años cuarenta en España de la televisión estatal y Desarrollo (la Gran Era de Desarrollo). Machín, nacido en 1902, es un poco mayor que las estrellas de BVSC. Su carrera internacional ya lo había retirado de Cuba, antes de Batista y la victoria de El Ejercito rebelde y las razones que lo hicieron elegir a España como la última. La etapa de su vida artística es más personal que ideológica.Nunca ha sido un refugiado político real, pero un poco como el jugador de fútbol de Kubala, después de su decisión de establecerse y trabajar en España, a veces ha sido utilizada por el régimen de Franco como un símbolo vivo de la «hostilidad del comunista a cualquier forma. de talento.

23 La vida artística de Antonio Machín y los recuerdos de su familia española y su pianista «Botafogo» nos ofrecen una imagen ejemplar de su carrera como un símbolo exótico y un héroe tropical de Una periferia imaginaria. Entre los testigos que declaran su devoción a los trópicos, ya que están representados en la música de Machín, hay muchos que nunca han tenido simpatía por Franco y su dieta (Joaquín Sabina). También ha habido algunas veces su simpatía por el castrismo (Joan Manuel Serrat, protagonista hace unos años, un hermoso informe sobre su gira en Cuba en la década de 1970. Es obvio que en el caso de Machín, incluso más que en el de Los ancianos de BVSC, es más una cuestión de sensibilidad que la ideología, lo más importante es el estilo y no el mensaje.

24deux hace años antes en 2000, en otra película que le dice a «Toda. UNA VIDA «, Julian Schnabel había elegido como el objeto de filmar el texto de antes de la noche caídas, la traducción de la autobiografía del escritor cubano Reinaldo Arenas, en el que la relación entre la música cubana, la homosexualidad y el anticolítico se hace mucho más directo. y radical. En este caso, como en el de Machín, la música participa al mismo tiempo de la cosa parecida, de la vida histórica, y desde la perspectiva con la que esta vida se convierte en un discurso. Durante la película, la R Iche Directory of Sound y Bolero siempre está asociado con la homosexualidad, el sueño de escapar de la isla y la violencia del régimen. El discurso sobre el uso de la música está aún más explicado en el pasaje donde el autor compara su máquina de escribir a un piano, o en el delirio final, cuando una onomatopeya (la «TA-TA-TA» de la música) acompaña a la caída de Cualquier limitación al robo soñado de la libertad. Bajo el título de la final, Schnabel aumenta una mezcla de clásicos de sonido y imágenes antiguas de la vida nocturna en La Habana. La última secuencia de este montaje muestra una orquesta de los años que hace repeticiones en un club nocturno.

25 La vida de otro club nocturno, «El Trópico», está en el centro del discurso y de la historia de Adiós. Cuba (2006), primera película realizada por el famoso actor cubano-estadounidense Andy García. El escenario de la película ha sido escrito por el novelista cubano Guillermo Cabrera Infanta y, al igual que el texto de Ante que Ante que Anteezca, representa el último trabajo de uno de los escritores más famosos de la oposición intelectual cubana. La película cuenta la historia de la familia de la bellada («quien se enamoró»). En la representación de la vida de esta gran familia, Andy García obviamente se adhiere al estilo de Goodfather de Francis Ford Coppola. El centro de la historia ve las vidas paralelas de dos hermanos, separados por la revolución. Lo más sabio, FICO (interpretado por Andy García), quisiera cuidar solo el espectáculo de su club, pero la historia quiere lo contrario y debe dejar su caja y su tierra natal. Su visión de la familia y el patriarca tradicional, que comparte con su abuelo y su padre, y que también usa en su trabajo, le impide entender y aceptar el espíritu y la retórica de una revolución que, para él, es solo un intercambio. Unión, corrupta y militarizada, promoviendo un proceso de estandarización y aprobación que humillia arte, haciendo músicos de las repeticiones y artistas de los trabajadores como todos los demás.

  • 2 Instituto Cubano de Arte E Industria Cinemategráficos.

26 en la visión de FICO, todos son únicos, incluido él mismo, la mujer que ama y la isla de Cuba, con la que se identifica. Exiliado en los Estados Unidos, FICO hace música su tierra natal y copia de su patria, la expresión y el lugar de su nostalgia y su amor por su ciudad perdida, que es, al mismo tiempo, una ciudad de antaño y una ciudad en otros lugares. Es la Habana del Cine, como Rememors Cabrera Infanta en Exil en Londres, transformada en la pantalla de la Habana, imaginada y reproducida en el cine de Andy García. Es la mítica habana de la música, esta luz tropical de los años cuarenta, como un sueños hoy en los Estados Unidos. Como la mujer en el bolero, la ciudad es idealizada; Como el amor en el bolero, la revolución se pone en abismo.En las películas de García y Schnabel, la representación del ensayo revolucionario ofrece un paso rápido y violento de una imagen de la celebración heroica y la isla juvenil a una imagen más sencilla de la prisión y la juventud perdida, a partir de la muerte de Che a la jubilación de jubilación de Fidel, Una posible metáfora de la aventura humana a la caricatura de una burocracia cada vez más inhumana y esclerótica (ya representada en el cine por parte de los cineastas de la ICAIC2 de los años 60 y 1970 como «Titón» Gutiérrez Alea y Sara Gómez).

27 LODE LA FORMULA DE DEUDA QUE LAS PELÍCULAS QUE ANTICIPÓ TODOS TENGAMOS CON NUESTROS Y LAS PALABRAS DEL SONIDO Y EL BOLERO: Es la visión de una vida interrumpida, recorte, pasada, de una sola vez, desde la infancia y la juventud hasta el anochecer. y nostalgia. Reinaldo Arenas y FICO Blove son muy similares a la revolución que no pueden entender. Todo en sus vidas siempre se da a sí mismo «ANTES DEL ALBA» («Antes del amanecer») o «hechos que antes de que Anteezca» («antes de la noche»). Puedes ir directamente a la agonía de la vida que escapa.

28en 2003 y 2004, Oliver Stone ha dedicado dos películas, comandando y buscando a Fidel, a su deseo de entender la soledad y el crepúsculo y la dieta de Castro. Las dos películas (con muy poca música y casi ningún sonido y bolero) le dicen a la reunión de dos viejos soldados que tienen problemas para aceptar que sus luchas se han terminado durante mucho tiempo, que se han perdido más por el uso de la época solamente. En los respectivos fantasmas de la derrota (piedra, saigón) y la victoria (de Castro, La Habana). La guerra fría ha pasado demasiado tiempo. El sonido y el bolero, como la tierra celebrada por el abuelo de FICO en Adieu Cuba, todavía están allí, siempre en el mismo lugar. Su anciano ganó su batalla de resistencias y lo ganó como una vieja, porque el sonido y el bolero nunca han sido nada más que una escuela extraordinaria para el envejecimiento, envejecer mucho, pero nunca, pero, sobre todo, no demasiado rápido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *